lunes, 14 de septiembre de 2015

¿Por Usos y Costumbres o Por Partidos Políticos?

La batalla de los pueblos originarios de Ayutla de los Libres Guerrero ¡Vale la pena apoyarla y rodearla de solidaridad!


Carlos Reyes Romero

En Ayutla de los Libres, municipio de la Costa Chica de Guerrero, se libra una nueva batalla por la libertad política.

Los días 10, 11, 17 y 18 de octubre de 2015 las y los ciudadanos de esta demarcación territorial decidirán si eligen su próximo gobierno municipal por el sistema de usos y costumbres, cuya denominación legal es por sistemas normativos internos, o por el sistema de partidos políticos.

A simple vista parece una cuestión trivial y sin embargo es de trascendental importancia. Se trata ni más ni menos de si los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas de Guerrero, y por repercusión del país, recuperan su derecho a la representación política propia, que les fue arrancado desde el siglo XIX por la Ley Lerdo.

En el ámbito municipal, lo han logrado los indígenas de Tlaxcala, Oaxaca, Michoacán, Chiapas, Sonora, Chihuahua, Querétaro, Puebla y muchos pueblos afromexicanos del país. En el ámbito federal, aunque 28 de los 300 distritos electorales formalmente están reconocidos y declarados como indígenas, en su gran mayoría los siguen ocupando los mestizos; por eso la representación propiamente indígena y afromexicana en el Congreso de la Unión es muy baja.

Aun así se ha avanzado mucho en los últimos años, al grado tal de que nuestra estructura constitucional y jurídica reconoce dos grandes sistemas de elección; el de usos y costumbres que se establece en los artículos 2º y 116 de la Constitución General de la República, en diversas tesis y resoluciones del Poder Judicial de la Federación y en los Tratados Internacionales en la materia, y el sistema de partidos y candidaturas independientes que se regula por los artículos 41 y 116 de la mencionada Carta Magna.
¿Cuáles son las similitudes y diferencias principales entre ambos sistemas? Hagamos un apretado resumen de ellas.

Tipo de democracia.- Los sistemas de elección por usos y costumbres son una forma de democracia en la cual el poder es ejercido directamente por el pueblo a través de asambleas comunitarias; con este sistema se eligen la inmensa mayoría de las autoridades comunales del país –Comisarías y delegaciones municipales, tenencias y otros órganos auxiliares municipales− y alrededor del 20% de los municipios del país.
La elección mediante el sistema de partidos políticos y candidatos independientes es una forma de democracia indirecta, representativa se le llama, donde el pueblo delega su poder en representantes a cargos de elección popular (presidente, gobernadores, senadores, diputados federales y locales y ayuntamientos) que ejercen estos cargos con poder delegado.

Característica principal de cada sistema.- En los de usos y costumbres el pueblo designa en Asamblea los cargos que se eligen y mantiene una continua supervisión sobre su actuar y puede removerlos o destituirlos en cualquier momento. En el sistema de partidos lo principal es la competencia entre los candidatos de los partidos e independientes por alcanzar la representación popular que cada cual busca. Participan también de manera activa los militantes de los partidos y los promotores de los candidatos (voluntarios o con sueldo). Pero el pueblo-pueblo solo participa activamente el día de la elección, para emitir su sufragio. Todavía no hay en este sistema un procedimiento legal para la remoción o revocación de mandato.

Órgano que organiza la elección.- En los de usos y costumbres es la propia Asamblea, la cual remite los resultados de la elección al órgano electoral correspondiente para su validación. En el de partidos políticos, la elección la organizan única y exclusivamente los órganos electorales estatales o federales según se trate de una elección local o nacional.

Cargos a elegir.- En los primeros, en los municipios se pueden elegir presidente, sindico(s) y regidores municipales, pero también otras formas democráticas de gobierno municipal como el Concejo Mayor en Cherán, Michoacán o las Juntas de Buen Gobierno en Chiapas y otros que existen en el país y que el INE reconoce y difunde en su página Web, en un trabajo institucional de Carlos Tello Díaz.
En los segundos, solo se eligen presidente, sindico(s) y regidores municipales, que constitucionalmente deben ser un cuerpo colegiado pero que en la práctica son sometidos al poder unipersonal del presidente municipal.

Registro de candidatos.- Los sistemas de usos y costumbres están constitucional y legalmente liberados de la obligación de registrar a los candidatos por los partidos políticos o por candidaturas independientes; sólo están obligados a cumplir los requisitos de elegibilidad que señalan a todos los ciudadanos la Constitución y la Ley. No en todos los estados se respeta este derecho, pero los pueblos están luchando para lograrlo.
En el sistema de partidos políticos obligadamente los candidatos deben ser registrados por un partido político o como candidatos independientes ante el órgano electoral correspondiente, cumpliendo los requisitos de elegibilidad señalados.

Etapas de la elección.- En los de usos y costumbres resumidamente son tres: convocatoria, realización de la Asamblea y convalidación de la elección. En el de partidos políticos, también fundamentalmente son tres: preparación de la elección, jornada electoral y declaración de validez de la elección.

Proceso de elección de candidatos.- En las de usos y costumbres, se instala la asamblea, se elige el órgano receptor y escrutador de la votación (generalmente una Mesa de Debates), se presentan las propuestas de los candidatos, se debate y discute entre los presentes, se procede a la votación, se hace el escrutinio de los votos, se registran los resultados en un acta y se dan a conocer públicamente en el mismo lugar donde se realizó la Asamblea y finalmente se remite el paquete electoral y las actas de la elección al órgano electoral para su validación.
En el caso de los partidos políticos y candidatos independientes, la autoridad electoral conforma previamente el órgano receptor y escrutador de la votación, que en este caso es la Mesa de Casilla, el día de la elección se instala la casilla, se inicia la votación, al término de la jornada electoral se cierra la votación y se procede al escrutinio y el computo de los votos, se registran los resultados en el acta y se dan a conocer generalmente en una cartulina en el lugar que estuvo la casilla y finalmente se remiten el paquete electoral y las actas de la elección al órgano electoral.

Tipo de voto.- En el caso de los sistemas de usos y costumbres el voto es directo, universal, nominal, personal e intransferible, no siendo obligadamente secreto, pero sí ejercido por ciudadanas y ciudadanos mayores de 18 años. En el sistema de partidos el voto tiene las mismas características, con la diferencia de que aquí sí obligadamente el voto tiene que ser secreto.
No siempre los votos tienen que ser secretos, máxime cuando se trata de una Asamblea. Así por ejemplo en los Congresos de los Estados y en el Congreso de la Unión el voto es abierto, público, transparente y se puede ejercer de manera económica poniéndose de pie o levantando la mano, de manera nominal expresando cada quien su nombre y el sentido de su voto o mediante cédulas depositadas en una urna generalmente cristalina; en el Congreso de la Unión se hace a través de un tablero electrónico que permite saber el sentido del voto de cada legislador, porque además se registra en la Gaceta Parlamentaria y en el Diario de Debates.

Forma de expresión del voto.- En los de usos y costumbres se pueden votar conforme a la práctica tradicional de cada comunidad, bien sea por lista, anotando los votos en el pizarrón, formando filas a favor de uno u otro candidato, a mano alzada, colocándose por grupos en la plaza, por aclamación y por urnas. En el de partidos políticos la votación se realiza única y exclusivamente en urnas.
Los partidos políticos, como en el caso de Guerrero, quisieran obscurecer y ocultar estas similitudes y diferencias para que la gente no conozca las ventajas de los sistemas de usos y costumbres sobre el sistema de partidos políticos, pero es prácticamente imposible que lo logren porque en el caso de Guerrero todas, absolutamente todas las comisarías y delegaciones municipales se eligen por este sistema, que la gente practica y reconoce como el más democrático.
Por su parte los partidos políticos, que sienten cómo se deshacen las bases de su dominio sobre la sociedad, están haciendo todo para dividir a los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas, prometiendo y dando dádivas a diestra y siniestra, corrompiendo a la gente pues, como sólo ellos saben hacerlo.
La gente acepta el actual sistema de partidos porque le ha sido impuesto por la élite gobernante y todavía no existe la suficiente fuerza popular para echarlo abajo; pero ya se avizora en las candidaturas independientes, en el caso de las comunidades no indígenas, se está cavando la tumba de esto que resultó el sistema de elecciones más nefasto por la enorme corrupción y el cochinero político que ha generado.
Con todo su destino está sellado: o cambian y se someten a respetar la voluntad popular o serán barridos del escenario político. Ojalá sea por las buenas, porque por las malas quien sabe cómo les vaya.
Reiteramos. En Ayutla de los Libres, Guerrero, se libra una nueva y cruenta batalla por la libertad política. Vale la pena apoyarla y rodearla de solidaridad.


12 de septiembre de 2015